Cuando uno se quema con la leche…

Pues eso, que cuando uno se quema con la leche, a veces ve una vaca y llora.

En ocasiones resulta conveniente no aventurarse a hacer cambios “a ver si funcionan, en plan ensayo”. Y no por miedo al fracaso hoy (del error se aprende y el feedback es vital),  sino para evitar que si lo volvemos a intentar mañana haya heridas que se reabran y destruyan las posibilidades de éxito.

Así que si uno intenta introducir SuperAgile (el imaginario proceso que agiliza más ágil) sin las suficientes garantías y la cosa no funciona, quizá ello haga difícil o casi imposible introducir SuperAgile más adelante.

Y eso puede ser así incluso aunque el segundo intento se lleve a cabo con todas las garantías. Incluso con todo el coaching del mundo, toda la dirección de la empresa alineada y un par de monitores de 30″ para todos, hemos de tener cuidado con lo que pasará cuando los que se quemaron ayer con SuperAgile se tomen otra dosis hoy.

Así que antes de comenzar algo sin todas las garantías, asegúrate de que si no funciona hoy no vas a dejar un campo de minas que impida reintentarlo mañana. Es posible que descubras que vale la pena aplazar la cosa un tiempo, hasta que tengas (más) viento en las velas -¡o no!

La cuestión es planteárselo explícitamente y tomar una decisión informada. Si vamos adelante, que sea tras un buen análisis de riesgos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s